jueves, 10 de julio de 2008

Cuando me levanto temprano a la mañana...

Siempre deseo levantarme temprano, pero casi nunca lo consigo. Mi imaginación me dice que podría aprovechar la mañana, simplemente disfrutar de unos mates demorados, de ver la luz clara de las primeras horas a través del ventanal de mi balcón. Y gozar la ceremonia de desayunar sin apuros, quedarme en bata, y no vestirme hasta después del mediodía. Ver los programas tontos de la mañana.







Pero esto, es algo que casi nunca sucede, porque me cuesta despertarme...
Y así mañanas imaginadas se me vuelan y se me escurren con la finitud que tiene el tiempo.
Algún que otro día lo consigo y me levanto, pero a veces tan cansada que no logro disfrutar lo que mi imaginación dictaba.
Y otras veces, ¡maravilla!, me despierto sin que suene el reloj, con ese descanso que me hace sentir como nueva y ahí sí, mi cuerpo entre algodones, sucede lo que sueño...

4 comentarios:

Dolorss dijo...

Alicia, en verano , si estoy en mi pequeño refugio de la montaña, me encanta levantarme pronto, aunque no tenga nada que hacer, me preparo un buen desayuno y lo disfruto en un porchecito que tengo mirando hacia las montañas, ... es el momento del día que más disfruto: estoy yo con mis pensamientos, mi desayuno, sola, intentando impregnarme de esa paz y tranquilidad que me ofrece la mañana, el canto de los pájaros, y.... el saber que tengo al resto de mi familia dentro de casa.
Un beso.

Ana dijo...

Alicia, no te conocía y ahora siento un placer enorme de haberte descubierto. Eso de que mi cabeza no está desnuda porque está llena de ideas es lo más hermoso que me han dicho en mucho, mucho tiempo, que lo sepas. Ahora tú ya decides si te dedicas a la literatura o sigues durmiendo en la mañana, como haces. Pero te aseguro que eso de acostarse tarde y levantarse tarde no encierra nada bueno, te lo digo porque lo vengo haciendo durante todo el tratamiento y no me convencía pero eso ya es agua pasada. Ahora ya, como Dolorss, a disfrutar de un buen madrugón, de la fresca del amanecer y luego después de la comida una buena siesta. Me gusta tu blog, te añado al mío, ok?
Un abrazo.
Ana

Alicia en el País de las Maravillas dijo...

Hola Dolorss!!!
Siempre leo tu blog, a veces como Gretel (mi nombre) te dejé algunos comentarios cuando no tenía blog... y ahora con mi nombre bloguista!!
Es que leer tantos blogs lindos me ha entusiasmado!!
Mi familia tiene una casa de fin de semana en el Delta de Tigre, es una zona de islas, perciosa, muy cercana a Buenos Aires, y ahí también, como en tu refugio, las mañanas son de una paz inigualable, canto de pájaros, rayos de sol colándose por las ventanas, el ruido del agua, muy hermoso...

Ana, qué hermoso que me hayas visitado!!!
Me resulta muy especial porque tu historia me ha conmovido y porque tu blog me parece encantador...
Espero que sigamos charlando por medio de estos comentarios...
Y hacer pan como hacés vos, es una cuenta pendiente que quiero saldar (una vez hice pan francés, pero no me salió bien)...
Ya aprovecharé tus recetas...
Besos!

cibercuoca dijo...

HOLA ALICIA, ME ENCANTÓ TU VISITA Y AHORA TE LA DEVUELVO, ADEMÁS TE AGREGO A MIS BLOGS FAVORITOS PARA VENIR A VISITARTE A MENUDO, CREO QUE TENEMOS AFINIDAD EN MCUHAS COSAS, DEMASIADAS, BUENAS COMO COCINAR Y NO TAN BUENAS COMO ACOSTARME TARDE Y LEVANTARME CUANDO PUEDO, TENGO MIS DIAS DE LOCURA QUE ME LEVANTO TEMPRANO O DUERMO POCO.
AHORA DEBERIA ESTAR DURMIENDO. EN FIN, ES MI VIDA.
BESOS Y BIENVENIDA!